Share
rotate background

Archipiélago de color

  • -
taller

Archipiélago de color

Viajero de difícil fatiga a lo largo de los años, Alvarez Frugoni recalo finalmente en la isla de Mallorca, donde la luz y el color son los absolutos protagonistas de la realidad. Lo hizo tras un largo peregrinaje de espacios diversos unidos por un deseo permanente de expresarse a través de ese lenguaje nada fácil de los colores, los grafismos, la composición de elementos aparentemente imposibles de casar para concretar las ideas que bullen incansables en la mente del creador.

Espacios separados por el mar del trabajo incansable para constituir un autentico archipiélago que sirve a este otro pequeño espacio ciudadano, la sala de exposiciones de Multicaja, para iniciar una nueva andadura con la que ofrecer a los oscenses y a quienes nos visitan un curso de pintura, escultura y dibujo.

La lección inaugural no puede estar en mejores manos. Alvarez Frugoni ha demostrado lo largo de una dilatadísima trayectoria ser conocedor de los procedimientos en los que se basa este complejo y cambiante lenguaje del arte. Sus permanentes referencias a la realidad (casi siempre escapando del rectángulo del cuadro) no han separado ni un milímetro su camino de las visiones más contemporáneas de la pintura. De la búsqueda de los elementos definitorios del lenguaje con el que se expresa. Nunca el color ha dejado de ser el protagonista, ni la textura, ni los ritmos, la modulación, lo propio, en fin.

Entre las muchas características que pueden ser resaltadas en la obra de este pintor geográficamente universal, el color, al que sabe extraer infinitos matices sin caer nunca en estridencias. Todos los grandes maestros de la pintura han insistido en la importancia de conseguir que el total el espacio pintado quede “entonado”, como si se tratara de una gran coral que consigue su momento de perfección cuando ninguna de las voces resulta evidente. Algo que en la obra de Alvarez Frugoni es tan habitual que puede llegar a pasar desapercibido. El mes de octubre de 2002 brinda a ls visitantes de la sala de exposiciones de Multicaja en Huesca la posibilidad de advertido en una colección que se ha gestado en un archipiélago cambiante de espacios por único concepto El que domina este uruguayo, nacionalizado en Suiza y recalado en Mallorca llamado Alvarez Frugoni.

Fernando Alvira

  • /

Add Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *